Vitalis
Violencia Familiar: ¿Cómo afecta a los niños? - VITALIS

Violencia Familiar: ¿Cómo afecta a los niños?

violencia

Violencia Familiar: ¿Cómo afecta a los niños?

Autora: Ps. Tatiana Quiroz

 

Cada acto de violencia dentro de la familia, ya sea de tipo físico o psicológico viene acompañado de repercusiones en el ámbito psicológico, que se generan en el desarrollo de la persona agredida y el agresor. Los efectos se pueden observar en el deterioro de la autoestima, la desvaloración, el estrés emocional, la disfunción de la familia, el alejamiento entre sus miembros y los cambios repentinos de comportamientos y actitudes mentales.

Si existiera dentro de la familia, violencia hacia la madre, los que también se ven afectados son los niños. La principal afectación se da en el plano afectivo, pues una madre marginada forzosamente por la violencia intrafamiliar no puede brindar a sus hijos el amor que necesitan, debido al estado emocional en el que ella misma se encuentra. En medio de tal contexto es posible que los niños en un futuro terminen dentro de un ambiente donde existe la drogadicción, la prostitución y la delincuencia, incluso pueden caer en un cuadro depresivo y ansioso.

Repercusiones a corto y largo plazo en los niños

Los niños al observar actitudes violentas entre ambos padres, adquieren este aprendizaje; debido a que la parte agresora está moldeando la conducta deseada mediante aproximaciones sucesivas; es decir el niño mediante la observación, copia y adquiere estas conductas agresivas, e incluso se puede evidenciar al percibir la forma en jugar con sus juguetes de manera agresiva; y los padres muchas veces no toman importancia a estos comportamientos del menor que podría presentar más adelante problemas psicosociales.

Las repercusiones a largo plazo del maltrato, se puede percibir en el daño de la salud física, mental y emocional; problemas en el desarrollo del cerebro del menor; dificultades cognoscitivas, lingüísticas y académicas; problemas con el apego y las relaciones sociales; problemas de memoria; y en la adolescencia mayor riesgo de un bajo aprovechamiento académico; asimismo tienden a entrar al mundo de la delincuencia, se embarazan a temprana edad, se vuelven adictos al alcohol y las drogas, e incluso pueden llegar a suicidio.

En conclusión

No importa quien la ejerza, la violencia es la misma e invariablemente causa daño. Y posiblemente es el daño más grave que puede haber hacia los niños, quienes se encuentran en su etapa de formación, aprendizaje y desarrollo; afectándolos en varias áreas de su vida; pues todo esto quedará grabado en el menor, y pasarán a ser parte de su identidad, crecerán creyendo que esa es la forma de educar, de expresarse, de manejar sus emociones, y repetirán el modelo.

Debemos tomar en cuenta también que, un golpe en la cabeza de un niño, puede ocasionar daño cerebral que provoca retrasos cognoscitivos y problemas emocionales y sociales. De igual manera, la negligencia severa o los padres poco cariñosos y agresivos pueden ocasionar alteraciones considerables en el cerebro en desarrollo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *